El rap. Un idioma universal en servicio de la justicia.

Todas/os reconocemos lo importante que es la música en nuestras vidas. No sabemos vivir sin ella pero pocas veces nos paramos a pensar porque es tan importante.

La música es como una gran amiga o amigo, de los de verdad. Está en los buenos momentos, de alegría y de fiesta, nos echa una mano cuando tenemos que limpiar la casa, nos espera mientras nos vestimos y cuando queremos demostrar nuestro amor hacia otra persona pero no sabemos cómo.

También nos acompaña en los malos momentos, hay canciones que nos acurrucan cuando estamos tristes, en la desesperanza de perder a alguien, nos acompaña cuando añoramos profundamente o cuando la rabia llena de fuego nuestro cuerpo.

Y de esta última es de la que queremos hablar. Muchos raperos y raperas han canalizado su rabia, denunciado las injusticias a través de sus canciones, han mostrado al mundo el despotismo del poder.

Ha ocurrido en todas las partes del mundo y ha tenido graves consecuencias para ellas/os.

Por ejemplo, en Marruecos el rapero Mohamed Munir, conocido en el mundo artístico como Gnawi fue condenado a un año de cárcel y una multa. Sobre el papel, Munir ha sido condenado por un vídeo que colgó en Instagram insultando a la policía tras un encontronazo, pero fue detenido dos días después de colgar en YouTube su canción contra Mohamed VI, que en pocas horas se había viralizado en las redes.

Podéis escucharla aquí:

El rey de Marruecos no es el único intocable. En España se ha condenado al rapero Valtónic tres años y seis meses de prisión por enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias a la Corona a través de sus canciones.

Esta noticia sentó como un jarro de agua fría, especialmente a sus compañeras y compañeros del mundo del rap, que lejos de asustarse crearon esta canción y la hicieron viral “Los Borbones son unos ladrones”

Y es que los artistas del rap han sido silenciados desde sus orígenes. Los integrantes de NWA (Niggaz With Attitude), se hicieron famosos por molestar a la policía de EEUU con música. Cada vez que cantaban su canción “Fuck tha pólice” eran asaltados en el escenario por multitud de policías que querían silenciarlos.

Este grupo utilizó la música para condenar el racismo y los abusos que se ejercían en el barrio más empobrecido de Los Ángeles, Compton. Según manifestó Ice Cube (miembro de NWA)  “Siempre daban una vuelta de tuerca de más para acosarnos, para humillarnos, para menospreciarnos, para intimidarnos”.

Hace cinco años se estrenó la película Straight Outta Compton recreaba la historia de la banda y la canción. Es obligatoria para los y las amantes de este género musical. Podéis ver el tráiler a continuación:

Por suerte, activistas de todo el mundo apoyan a estas personas valientes que se atreven a ponerle música a los abusos del poder. Esta quiere ser nuestra pequeña contribución a ello.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies